Aquí está El Problema:

Todos lo hemos escuchado antes - la Tierra se está calentando, los niveles de CO2 están subiendo, y estamos en medio de la Sexta Extinción Masiva (El Antropoceno). Nos enfrentamos a dos problemas igualmente críticos- la pérdida de biodiversidad y el cambio climático. Ambas con consecuencias directas sin precedentes no sólo en la humanidad, sino en todos los seres vivos y ecosistemas en el planeta. Está fuera de toda duda que las acciones del hombre han desencadenado estos cambios.

Pérdida de Biodiversidad y Extinción Masiva

Nos estamos enfrentando a una pérdida de más de 1 millón de especies, directamente causada por la forma de vida de la humanidad, las economías extractivas y los niveles de consumo. El 'padre de la biodiversidad' E.O. Wilson ha estimado que estamos perdiendo 27.000 especies al año, o una cada 19 minutos - una estimación conservadora en sí misma comparada con la del consejo de las Naciones Unidas sobre la biodiversidad que lo sitúa en 150 cada día. Nuestro sistema planetario funciona como un todo. Cuando una parte se ve afectada, puede causar un efecto dominó, con drásticas implicaciones para todas las partes del sistema. La deforestación está disminuyendo la capacidad de la Tierra para almacenar carbono de forma natural; la extracción de materias primas y la agricultura están destruyendo espacios naturales; las enfermedades y las especies invasoras se están propagando por las rutas comerciales; y la sobreexplotación está llevando muchas especies a la extinción.

Mientras continuamos destruyendo la naturaleza - el sistema que mantiene la vida en la Tierra- estamos aumentando el riesgo de contagio de especies salvajes, generando mayores posibilidades de pandemias como Covid-19.

Estas actividades provocan pandemias al poner en contacto y en conflicto a más personas con los animales, de los que proceden el 70% de las enfermedades humanas emergentes... un sufrimiento humano incalculable y la paralización de las economías y sociedades de todo el mundo. Esta es la mano del hombre en la aparición de pandemias. Sin embargo, [Covid-19] puede ser sólo el principio.
- The Guardian

La pérdida de biodiversidad afecta a mucho más: a nuestros sistemas alimentarios, a los sistemas económicos, a la capacidad de recuperación frente a los fenómenos meteorológicos extremos. Desde la aspirina hasta numerosos tratamientos contra el cáncer, más del 50% de todos los medicamentos en uso clínico activo proceden de medios naturales insustituibles, y los científicos creen que nos esperan innumerables medicinas aún no descubiertas en lugares ricos en biodiversidad como el Amazonas y las selvas de Asia oriental. Al destruir los hábitats, destruimos nuestro propio futuro.

Cambio Climatico y niveles de CO2

Cada una de las últimas 4 décadas ha sido más calurosa que la anterior, y sólo los últimos 5 años han sido los más calurosos jamás registrados. El cambio climático es uno de los efectos más perjudiciales de nuestra sociedad industrializada. En 2018, los principales expertos en sus campos, el Grupo Internacional de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU publicó un informe especial sobre los efectos sistémicos de 1,5°C en el planeta.

1,5 grados no parece mucho, ¿verdad? Cuando hablamos de la totalidad del planeta, es mucho. Las consecuencias de permitirnos ir más allá de 1,5ºC serían desastrosas a todos los niveles: desaparición de islas y ciudades costeras por la subida del nivel del mar, calor extremo mortal, sequías y escasez de alimentos y agua, que obligarían a poblaciones enteras a huir de sus hogares. No es difícil ver que tenemos un grave problema entre manos. 1,5°C podría ser catastrófico para nuestra salud, la naturaleza, la economía mundial y nuestro modo de vida.

Sabemos que la concentración del gas de efecto invernadero que se calienta en nuestra atmósfera ha aumentado un meteórico 45% desde la Revolución Industrial, principalmente como resultado de las actividades humanas: la quema de combustibles fósiles para generar electricidad, la privación de la tierra de un "sumidero de carbono" crucial mediante la tala de bosques para la ganadería y la producción de alimentos, los sistemas de transporte y los subproductos industriales.

Debemos abordar simultáneamente el cambio climático y la biodiversidad si tenemos alguna posibilidad de evitar el desastre.


La posibilidad de transformación

Estamos ante un precipicio. Podemos reconocer la verdad a la que nos enfrentamos, o podemos seguir dando una patada a la lata y permitir que los efectos de un planeta que se calienta tengan resultados aún más perjudiciales para todos los seres vivos. Ya estamos atrapados en una cierta cantidad de calentamiento y pérdida de biodiversidad, pero aún estamos a tiempo de cambiar esta historia.

El informe del IPCC afirma que tenemos que alcanzar las emisiones netas de carbono para 2030 para evitar un aumento de más de 1,5 grados, lo que requeriría una reducción masiva de las emisiones de carbono y un cambio drástico en la forma en que vivimos e interactuamos con la Tierra.

¿Pero sabes qué? La rápida y masiva movilización de la gente y los gobiernos hacia el Covid 19 nos muestra lo rápido que podemos cambiar las cosas cuando es necesario. La pandemia nos ha demostrado que es posible y necesaria una respuesta en la misma proporción que el problema. Tenemos el ejemplo; hemos visto que podemos cambiar masivamente nuestros comportamientos y sistemas económicos cuando es necesario. Ahora es el momento de reconocer los hechos de la Emergencia Climática y Ecológica, y aplicar el mismo pensamiento: mitigar y adaptarse a un futuro que se precipita rápidamente hacia nosotros. Construir sistemas resistentes, apoyar a los más vulnerables, cambiar a economías regenerativas y distributivas, y vivir dentro de nuestros límites ecológicos. Podemos cambiar los sistemas que nos han llevado a este punto, porque no tenemos otra opción. Debemos restablecer nuestra relación con la Tierra.


¿Qué hace diferente al XR?

Estamos abriendo un camino diferente. El mundo en el que queremos vivir requiere una cultura sana, creativa, resistente y adaptable. Nos enfrentamos a decisiones difíciles y, hasta ahora, estas catástrofes han sido respondidas con escasos esfuerzos por parte de los gobiernos y las instituciones para cambiar la trayectoria que llevamos.

Las medidas que han tomado los gobiernos son claramente insuficientes cuando se comprende realmente la enormidad de lo que estamos enfrentando. El Acuerdo Climático de París debería haber impulsado a los gobiernos a tomar medidas colectivas drásticas. No lo ha hecho. Reconocemos que nuestras instituciones no se están tomando en serio esta crisis y, por lo tanto, debemos devolver el poder a la gente para que tome las decisiones audaces que se necesitan a través de la Democracia Participativa y las Asambleas Ciudadanas.

XR está más allá de la política - no estamos limitados por líneas políticas o culturales, al igual que la Emergencia Climática y Ecológica cruza esas mismas líneas. No apoyamos a determinados gobiernos ni a determinados partidos políticos.
Una Asamblea de Ciudadanos reúne a personas corrientes de todos los ámbitos de la vida para investigar, debatir y hacer recomendaciones sobre un tema. Los miembros de la Asamblea se seleccionan mediante un proceso de sorteo para garantizar que no están en deuda con ningún partido político o interés especial, y para asegurar que realmente reflejan a todo el país. Esto significa que cualquiera puede ver en una Asamblea de Ciudadanos a personas que se parecen a ellos, viven como ellos y comparten sus preocupaciones. Con la ayuda de facilitadores cualificados, este grupo representativo de personas de a pie trabaja con la información de una amplia gama de expertos y partes interesadas. Las Asambleas de Ciudadanos se utilizan en todo el mundo para abordar cuestiones importantes que los políticos no quieren, o simplemente temen, tocar. Actualmente se están celebrando asambleas ciudadanas sobre la emergencia climática y ecológica en Francia, el Reino Unido y Canadá.


Eres XR

Extinction Rebellion está formada por personas de todos los ámbitos de la vida, de diferentes orígenes, culturas y afiliaciones políticas: gente como tú, que se une para crear una historia diferente. Conocemos la crisis a la que nos enfrentamos y queremos cambiar el futuro. Esta lucha es de todos nosotros, y todos debemos estar dispuestos a defender la verdad y afrontarla juntos.

Resolver la crisis climática y ecológica no es en absoluto sencillo, y los humanos evolucionaron para priorizar los beneficios a corto plazo sobre las consecuencias a largo plazo. La crisis climática y ecológica es la prueba definitiva de estas exigencias opuestas. Es un tren de mercancías que avanza lentamente, afectando a algunos mientras que a otros no, pero finalmente, esta crisis romperá nuestra frágil economía globalizada y los sistemas interconectados.

Es por eso que nosotros, como rebeldes, nos hemos unido para pasar a la acción. Reconocemos la injusticia -no sólo para los pobres del mundo, sino para los no nacidos- de que casi la mitad de las emisiones mundiales sean producidas por menos del 20% de su población.

Durante demasiado tiempo, hemos dado prioridad a los beneficios sobre la naturaleza, al crecimiento económico sobre las personas. Es hora de repensar nuestros sistemas, cambiar el objetivo y pasar a culturas regenerativas. Otro mundo es posible. Actualmente estamos viendo cómo se reconstruyen sistemas enteros delante de nuestros ojos. Las viejas formas de confiar únicamente en el crecimiento económico como indicador de la salud de la sociedad ya no son una opción. Ahora es el momento de infundir nuestra reconstrucción posterior a Covid con nuevos sistemas. Sistemas basados en la igualdad, que apoyen nuestros cimientos sociales, dentro de los límites planetarios y el techo ecológico, y construidos para adaptarse a la resiliencia necesaria para abordar los síntomas de la Emergencia Climática y Ecológica.


Desobediencia Civil No-Violenta

Con más de 1175 grupos en 85 países, ya estamos marcando la diferencia. A XR se le ha atribuido el mérito de obligar a legislar, empujar a los gobiernos a tomar medidas y cambiar el discurso público sobre la crisis climática y ecológica a través de nuestras protestas creativas, artísticas, sostenidas y no violentas en todo el mundo.Seguimos los pasos de muchos que nos han precedido. Desde el Movimiento por la Independencia de la India hasta el Sufragio Femenino, desde el Movimiento por los Derechos Civiles hasta la Primavera Árabe, la historia nos ha demostrado una y otra vez que la protesta no violenta funciona como un medio poderoso para lograr el cambio.Y sin embargo, no hay garantías. Como rebeldes, sabemos que la realidad de mañana es la preocupación de hoy. Un mundo asolado por el cambio climático y la pérdida de biodiversidad nos afectará gravemente a todos.

Por qué rebelarse

No tenemos otra opción. Nos rebelamos contra los sistemas que nos han traído hasta aquí. Nos rebelamos por el futuro que queremos. Nos rebelamos porque es nuestra responsabilidad actuar. No tenemos más tiempo que perder. Nada es imposible: todavía podemos escribir la historia que queremos y lo haremos. Nosotros, como individuos, podemos marcar la diferencia, colectivamente. Lo haremos juntos: transformar el mundo, crear un cambio duradero y construir un futuro mejor para todos.

Siempre parece imposible hasta que se hace
- Nelson Mandela