UN DÍA DE LA TIERRA QUE PERDURARÁ EN LA HISTORIA

· Centenares de historias han dado la vuelta al mundo describiendo el retorno de la naturaleza a las zonas silenciosas que los humanos solían habitar

· Extinction Rebellion, como parte de su campaña global #AmoryFuriaenTiemposdeCorona, ha pedido a los miembros de más de 65 países que compartan algunas de estas historias

· La presencia de la naturaleza en las ciudades ayuda a proporcionarnos un respiro necesario frente al difícil momento que estamos atravesando todos, #AloneTogether.

Miércoles 22 de abril 2020 (Global) - Mientras nuestro planeta se enfrenta a la pandemia del Coronavirus, con más de 2 millones de infectados, cientos de miles de muertes en todo el mundo y una vacuna aún lejos de nuestro alcance, Extinction Rebellion activa su red global, pidiendo a los rebeldes de todo el mundo que compartan sus historias de avistamientos inusuales. Con una presencia en más de 80 países, este movimiento global está en condiciones de dar fe de la sorprendente realidad de nuestras ciudades silenciosas. La naturaleza, generalmente ausente en el ajetreo de la actividad humana, se aventura dentro de los espacios abandonados ahora silenciosos por la falta de seres humanos. Recogemos algunas de las experiencias confirmadas por los rebeldes.

Comenzamos nuestro viaje con Extinction Rebellion Uganda, donde Joseph Masembe afirma que “la caza furtiva de la vida silvestre está bajo mínimos, la contaminación del aire y el agua también han disminuido, y la deforestación está aparentemente en pausa”. Hablando desde Kampala, Flavia describe cómo “los animales y las aves, a los que hasta hace poco era inusual ver en nuestras calles y patios, ahora se ven todos los días. En el Parque Nacional de la Reina Isabel los leones se relajan en las carreteras. Estas criaturas, que normalmente suelen esconderse durante la mayor parte del día, ahora disfrutan del sol y del cálido asfalto bajo ellos. Ellos, como nosotros, también están obligados de alguna manera a tomárselo con calma. Nos hace sentir que, de alguna forma, no estamos tan solos.

Los humanos no somos los únicos amenazados por COVID19, señala Extinction Rebellion Congo. "El Parque Nacional Virunga del Congo, hogar de alrededor de un tercio de los gorilas de montaña del mundo, ha cerrado sus puertas al menos hasta junio", explica James Kataliko, siguiendo "el consejo de los expertos científicos que advierten que los primates, incluidos los gorilas de montaña, son probablemente susceptibles a las complicaciones derivadas del virus COVID-19. Es muy conmovedor ver cómo los humanos también se preocupan por los demás habitantes de nuestro país, amenazados por el mismo virus que ha traído consigo tanta tristeza a nuestro planeta."

En Sudáfrica, en la ciudad de Langebaan, en el Cabo Occidental, "se vieron miles de aves descendiendo a la playa en grupos enormes que no habíamos visto nunca antes, volviéndose locas por las sardinas que hacían su recorrido anual a lo largo de la costa, sin ser pescadas por los humanos", describe Nicole Collier-Naidoo de Extinction Rebellion South Africa. "Hay algo terapéutico en ver la vida florecer en medio de tanta tristeza, haciéndonos más conscientes de que a menudo damos por sentado los regalos sencillos de la naturaleza."

Hablando desde Extinction Rebellion India, Ajinkya Chikte describe cómo vio a los delfines nadando cerca de Marine Drive en Mumbai. "Fue asombroso ver cómo, al poco de comenzar el confinamiento, se arrimaban a nuestro hogar hermosas criaturas que nunca habíamos visto tan de cerca" explica Ajinkya. "Fue casi como si la naturaleza se mostrara solidaria ante nuestro sufrimiento colectivo al mostrarnos su gracia y belleza en aquellos lugares donde se había perdido, para darnos esperanza de un nuevo mañana."

Más al este, Extinction Rebellion Australia confirma las noticias de avistamientos de canguros en lo profundo de las ciudades, que tanto contrastan con la devastación causada en el país por los incendios forestales a principios de este año. "En realidad, no es inusual ver canguros en la calle o en los jardines delanteros de ciertos suburbios, pero sí es inusual verlos en el centro de una capital, como ocurrió recientemente en el puente del puerto de Sydney", explicó Larissa, portavoz del movimiento.

Incluso en México, donde el confinamiento se ha producido a un ritmo más lento que en otros países, sus residentes han sido testigos de avistamientos extraordinarios. Melissa Jiménez, de Extinction Rebellion México, describe cómo "los hoteles caribeños, normalmente llenos de turistas, están dando la bienvenida a un tipo diferente de huésped; jaguares, tortugas laúd, grandes pavones e incluso cocodrilos que han venido a explorar el silencio que hemos dejado tras nosotros. Tal vez, cuando todo esto termine, podamos encontrar una manera de coexistir con ellos, mientras tanto, celebramos esta belleza natural, una agradecida distracción del miedo y la incertidumbre que estamos experimentando."

Caminando por la playa junto a su casa en Jaffo, Tel Aviv, Michael Raphael de Extinction Rebellion Israel describe cómo "vio una gran tortuga marina marrón y el viejo pescador de Jaffa le dijo que 'la última vez que vi una tortuga aquí fue durante el mandato británico (1947)'".

La recopilación de experiencias recogidas en este inusual e histórico Día de la Tierra sirven como testimonio de la resiliencia del planeta y actúan como un faro de esperanza; la naturaleza nos está animando a salir adelante, a sobrevivir. La vida prevalecerá mientras muchos lugares de nuestro mundo experimentan la agitación del confinamiento. Mientras tanto, Extinction Rebellion continuará fortaleciéndose y consolidando su red de resiliencia para proporcionar consejo, asesoramiento y solidaridad durante este drama compartido, y seguirá inspirándose en la vida misma y en la naturaleza por la cual nos mantenemos unidos y nos rebelamos.

Para mayores informes or pedir una entrevista con portavoces en más de 65 países por favor escriba a: press@organise.earth